Actualidad

¿Y qué pasó en el Programa de Pediatría de la Universidad Nacional de Colombia, por la pandemia de COVID-19?

Sin duda alguna la pandemia por el SARS-CoV2 nos ha planteado retos a nivel general e individual desde todo punto de vista, pues surgen cambios: políticos, económicos, sociales, culturales y en la salud, e indiscutiblemente toda la situación nos ha replanteado no solo la manera en que pensamos, nos comunicamos e interactuamos, sino que repentinamente aquellas rutinas que dábamos por sentadas un día no lo fueron más y otros modos se volvieron la constante. Así mismo sucedió con nuestra educación médica.

Al interior de nuestro Programa de Especialidad en Pediatría, así como en muchos otros a nivel nacional, el inicio de la pandemia significó la reducción presencial del personal en formación en los escenarios clínicos, a fin de minimizar el contacto, riesgo de exposición y a su vez transmisión viral, como bien sabemos. Esto se tradujo en que el conocimiento y las habilidades derivadas de la evaluación e interacción con los pacientes en escenarios de la consulta externa, se redujera a la virtualidad (en el mejor de los casos), pero que en otros se perdiera, y esto sin duda alguna, significó un reto no solo para nosotros sino para los programas en la búsqueda de otras alternativas transitorias.

En este punto, el Departamento de Pediatría de la Universidad Nacional de Colombia siguiendo sus preceptos misionales y ofreciendo una alternativa a sus residentes para las rotaciones afectadas por la contingencia (ambulatoria, nutrición y pediatría social), se articula con el Ministerio de Salud y Protección Social, y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) a través del grupo Curso de Vida y Programa IRA-EDA. Desde esa articulación el programa de postgrado en pediatría fortalece la respuesta dada a la pandemia por el ICBF, participando en la atención de la línea nacional 192. Igualmente, el grupo de residentes apoya en la producción de algunos documentos técnicos hechos por MinSalud sobre COVID-19, así como en la consolidación práctica de la formulación de los lineamientos de la teleconsulta dados por esta entidad.

También se ha trabajado con instituciones vinculadas al ICBF en los programas de Restitución de Derechos y Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes en sus diferentes modalidades, tales como hogares sustitutos, internados, etc., realizando labores de fortalecimiento institucional a la crisis sanitaria y social generada por la pandemia, a través de la identificación de necesidades, facilitando procesos de instrucción y acompañamiento educativo a los funcionarios, y atención médica haciendo uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs).

Para nosotros es claro que el ser partícipes y agentes activos en este momento histórico por el que atravesamos, nos permite desarrollar herramientas que nos conllevan a ser más conscientes, resilientes y especialmente, un aspecto que no olvidamos: el fin último y nuestra razón de ser como médicos pediatras en formación es velar a partir del conocimiento que estamos gestando, por el bienestar de nuestros niños, niñas y adolescentes colombianos.

Actualidades

Salud mental y maltrato infantil, la otra cara del confinamiento

La investigación y la pediatría

Buenas prácticas en el manejo de líquidos